Dormitorio.

Sentir que se acaba el día

Descripción

 En este cuarto murió José Saramago el 18 de junio de 2010. Eran las once y media de la mañana de un día que se presentaba normal. Desayunó y quiso descansar un poco. A las diez y media tenía una cita en el médico. No tuvo que ir. A esa hora, sin agonía, sin dolores, sin lamentos, ni llantos, con la misma naturalidad con que había vivido, trabajado y amado, con la sencillez con que había sido, cerró los ojos y dejó que la vida se le fuera yendo, o él se fue yendo de la vida, rodeado, querido, oyendo decir su nombre como el mejor elogio, la mejor declaración. José. José. José. Está todo bien. Un dibujo de Rafael Alberti dedicado. Unos grabados encontrados en un anticuario de Budapest, un sillón donde alejarse cuando el ruido exterior arreciaba, unos libros, unas fotos completan esa íntima habitación.

Relacionados

Responses (2)

  1. Lourdes Pérez
    11 Octubre, 2013 a 5:02 am · Responder

    Se fue su cuerpo…su humanidad, su espíritu, su palabra viven en nosotros.

  2. Nombre Ana Reboledo
    30 Enero, 2014 a 10:39 am · Responder

    Aquí en el sur era noche.Dormí abrazada a La caverna. Cipriano Algor mi hombre fiel. Al despertar la radio dijo que te habías ido, sencillamente abrazado a mi sueño.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Antispam * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Volver arriba

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR