Bibliografía.

Leer a Saramago en todos los idiomas

libros

A continuación te mostramos la Bibliografía de José Saramago con anotaciones escritas por él mismo y recopiladas por Fernando Gómez Aguilera, en su libro La Consistencia de los Sueños.

Los títulos son enlaces a cada una de sus obras en los idiomas disponibles.


NOVELAS

  Terra do Pecado. 1947

  Manual de Pintura y Caligrafía. 1977

Más autobiográfico, no por lo que le ocurra al escritor, que eso es todo pura imaginación, sino por las referencias, pequeñas notas, que, a lo largo del libro se suceden a maneras de flash, de iluminaciones.
José Saramago

 

  Casi un Objeto: Relatos. 1978

No me parece que sea una secuencia de cuadros, como tampoco el resultado de una yuxtaposición mecánica de textos escritos al sabor de las circunstancias. El libro responde a un proyecto y a un plano, se propone claramente contra la alienación –el epígrafe de Marx y Engels no está ahí por casualidad: “Si el hombre es formado por las circunstancias, entonces necesario formar las circunstancias humanamente.”
José Saramago

 

  Levantado del suelo. 1980

El gran protagonista es el pueblo del Alentejo, con su lucha secular contra la explotación. Creo que fue el hecho de estar contando las historias que me habían sido contadas, como se estuviese contándoselas a quien me las contó, lo que hizo que la narración adquiriese esa especie de expansión oral, ese sentido de “voy ahora a contaros, con mis propias palabras, aquello que me habéis contado”
José Saramago

 

Memorial del convento. 1982

En la historia del convento de Mafra, me atrajo el esfuerzo y el sacrificio de los miles de hombres que trabajaban en la construcción de monumentos erigidos a la vanidad de un rey y al poder de la iglesia.
José Saramago

 

El año de la muerte de Ricardo Reis. 1984

Es el lugar donde pretendí, más allá de lo que el libro tenga –y tiene más cosas–, decirle a Ricardo Reis: ¿Sabio es el hombre que se contenta con el espectáculo del mundo? Si tú crees eso, aquí tienes el espectáculo del mundo en el año de tu muerte, el año 1936. No significa esto, sin embargo, que Ricardo Reis vaya a dejar de ser quien es, pues se conserva contemplador hasta la última página y no es modificado por esa confrontación.
José Saramago

 

La balsa de piedra. 1986

El objetivo es mostrar que nosotros, los peninsulares, tenemos raíces, tenemos lazos culturales y lingüísticos justamente en esa región. Digamos entonces que hacer de la Península Ibérica una balsa en esa dirección sería la propuesta que el autor hace en este libro, que es renovar el diálogo con los pueblos hermanos. Pero sin ningún propósito de neocolonialismo.
José Saramago

 

Historia del cerco de Lisboa. 1989

Es un libro contra los dogmas, esto es, contra cualquier propósito de enarbolar como definitivo e incuestionable aquello que precisamente siempre definió lo que llamamos condición humana: la transitoriedad y la relatividad. La idea central es algo que me ha preocupado siempre, que tiene que ver con la verdad y con la mentira, con lo cierto y con lo falso, porque qué difícil es trazar la frontera entre aquello que llamamos verdad y lo que no lo es.
José Saramago

 

Evangelio según Jesucristo. 1991

La tesis oculta es que, en primer lugar, digo que el cristianismo no ha valido la pena, y, en segundo lugar, que si no hubiese habido cristianismo, si hubiésemos continuado con los viejos dioses, no seriamos diferentes de lo que hoy somos (…) Lo que me guió siempre fue: si Jesús no es hijo de Dios, toda nuestra civilización se asienta sobre una falsedad.
José Saramago

 

Ensayo sobre la ceguera. 1995

La ceguera, en mi libro, no es definitiva. Cada vez se vuelve más claro para mí que la ética debe dominar la razón (…) Si no respetamos una línea mediana, si no atendemos al ‘no hagas a los otros lo que no quieres que te hagan a ti’, vamos a acabar mal. Esa es la frase que sintetiza el libro. Es lo que se conoce como egoísmo necesario.
José Saramago

 

Todos los nombres. 1997

El tema central de la novela es la búsqueda del otro, independientemente de estar vivo o muerto. Por eso don José seguirá a ‘la búsqueda’ de la mujer desconocida, incluso después de saber que ya no podrá encontrarla. Juntar los papeles de los vivos y de los muertos significa juntar toda la humanidad. Nada más. O todo eso.
José Saramago

 

El cuento de la isla desconocida. 1998

Un suceso histórico, la intención de un noble portugués de ser autorizado por el rey para utilizar una de sus carabelas en la búsqueda de la isla desconocida, le sirve al autor de pretexto para realizar una fábula descarnada del hombre moderno.

«… un dulce y sutil cuento sobre el amor y la búsqueda de la identidad personal.» The Washington Post Book World

Saramago nos muestra que soñar, a veces, es el verdadero camino hacia la felicidad.

Traductora: Pilar del Río

La caverna. 2000

Jamás en la Historia de la humanidad estuvimos tanto en una caverna mirando sombras como ahora (…) Y esto no tiene tanto que ver con que la imagen predomine sobre la palabra, sino con que estamos viviendo de lleno en algo que se puede llamar la cultura de la banalidad, de la frivolidad. Hay una especie de desierto en lo que tiene que ver con ideas.
José Saramago

 

La flor más grande del mundo. 2001

¿Y si las historias para niños fueran lectura obligada para los adultos?¿Seríamos realmente capaces de aprender lo que desde hace tanto tiempo, venimos enseñando? Un bello relato para niños…y para adultos, escrito por José Saramago.

Traductora: Pilar del Río  Ilustraciones de João Caetano

 

El hombre duplicado. 2002

El problema es que no sabemos quiénes somos. Buscamos en el otro, aunque el otro tampoco sepa quién es. Estas cosas nunca tendrán repuestas, pero lo maravilloso es que logremos vivir juntos inventando un puente, que es el amor, la única posibilidad para tener conciencia de la identidad del otro y de la propia.
José Saramago

 

Ensayo sobre la lucidez. 2004

Los ciudadanos tenemos todas las libertades democráticas posibles, pero estamos atados de manos y pies porque con el cambio de gobierno no podemos cambiar el poder (…) La democracia es un sistema bloqueado, el autentico poder es el económico.
José Saramago

 

Las intermitencias de la muerte. 2005

La pregunta es: ¿qué pasaría si fuéramos eternos? Si la muerte desapareciera de repente, si la muerte dejara de matar, mucha gente entraría en pánico: funerarias, aseguradoras, residencias de ancianos… Y eso sin hablar del Estado, que no sabría cómo pagar las pensiones (…) La inmortalidad sería un horror.
José Saramago

 

El viaje del elefante. 2008

Lo que me llevó a este libro fue el destino del elefante, en el sentido de que, después de morir le cortaron las patas para colocarlas a la entrada de palacio y poner en ellas los paraguas, los bastones y las sombrillas… Narrado hasta ese momento, no excluyendo ese final, sería una metáfora de la vida humana.
José Saramago

 

Caín. 2009

En el fondo, el problema no es un Dios que no existe, sino la religión que lo proclama. Denuncio las religiones, todas las religiones, por nocivas para la humanidad.
José Saramago

 

Claraboya. 2012

En 1953, José Saramago escribió Claraboya, y le entregó el manuscrito a una editorial pero no obtuvo respuesta hasta cuarenta años más tarde: la novela había aparecido en una reorganización de los archivos de la editorial. En aquel momento, Saramago decidió que la novela no se publicaría mientras viviera. Ahora, Alfaguara recupera la historia de un edificio en el que viven seis familias humildes cuyos miembros «se ven sucesivamente envueltos en un enredo», según palabras del propio autor. Un libro que plantea, como el mismo Saramago señaló, aspectos que están relacionados con su modo de ver el mundo y de escribir. Y que anuncian al escritor que iba a ganar el Premio Nobel años más tarde.

Traductora: Pilar del Río

 

CRÓNICAS

De este mundo y del otro. 1985

Si en sus novelas de gran aliento José Saramago se ha revelado como un minucioso escultor de las palabras y de atmósferas de elevada carga poética, la colección de textos breves de De este mundo y del otro y Las maletas del viajero se nos presenta como un muestrario de orfebrería fina, en el que el autor portugués condensa su privilegiada capacidad de observación y su delicada sensibilidad, manejando un lenguaje directo, íntimo, siempre cercano a ese incógnito amigo que para él es el lector.

Saramago apuesta por la fraternindad humana y por el amor a ese jardín que cultivamos entre todos los hombres y las mujeres, y se llama mundo.

Traductor: Basilio Losada

Las maletas del viajero. 1986

Mis novelas no serán bien comprendidas sin la lectura de las crónicas. En otras palabras, en las crónicas se encuentra el embrión de casi todo lo que después creció y prosperó… Veo ahora que, de una manera inconciente, ya estaba anunciándome a mí mismo lo que mi trabajo iría a ser a partir de finales de los años 70.
José Saramago

 

El viaje a Portugal. 1990

La naturalidad. La sencillez. La ausencia de referencias culturales o literarias. Es el viajero contando lo que ve, algo dificilísimo a la hora de ponerse a escribir (…) Viajar es sobre todo un modo de estar. El mío no es un viaje interior sino una forma de ver y de sentir. En este sentido coincido con Pessoa: viajar es también sentir.
José Saramago

 

MEMORIAS

Cuadernos de Lanzarote I-III. 1993 – 1995

Digamos que sentí la necesidad de dar pasos más chicos, pasos más pequeños; y esos solo pueden aparecer en un diario, que tiene características que no son las deseadas, ya que parece que a mis críticos les gustaría más ver o leer profundas reflexiones filosóficas, cuando de lo que se trata, para las personas a quienes eso pueda interesarles, que son mis lectores, es hacerles saber lo que me está sucediendo.
José Saramago

Cuadernos de Lanzarate I

Cuadernos de Lanzarate II

Cuadernos de Lanzarate III

 

Cuadernos de Lanzarote IV y V. 1996 – 1997

Un intento, no tanto de detener el tiempo, como de asegurar la memoria (…) Nosotros somos muchas cosas, pero somos sobre todo la memoria que tenemos de nosotros mismos, y el diario, en ese sentido, es una especie de ayuda para la memoria.
José Saramago

Cuadernos de Lanzartote IV

Cuadernos de Lanzarate V

 

Las pequeñas memorias. 2006

La moraleja que podemos sacar de este libro es que tenemos que dejarnos llevar por el niño que hemos sido. Ese niño está ahí, siempre ha estado y siempre lo estará.
José Saramago

 

El cuaderno. 2008 – 2009

Me dijeron que habían reservado para mí un espacio en el blog (de la Fundación José Saramago) y que tenía que escribir en él lo que fuera, comentarios, reflexiones, simples opiniones sobre esto y aquello, en fin, lo que viniera al caso.
José Saramago

 

El último cuaderno. 2009 – 2010

Dice el refrán que no hay bien que cien años dure ni mal que perdure, sentencia que le sienta como un guante al trabajo de escritura que acaba aquí y a quien lo hizo. Algo bueno se encontrará en estos textos, y por ello, sin presunción, me felicito, algo mal habré hecho en otros, y por ese defecto me disculpo, pero solo por no hacerlo mejor, que diferentes, con perdón, no podrían ser. Es conveniente que las despedidas sean breves. No es esto un aria de ópera para poner ahora un interminable adio, adio. Adiós, por tanto.
José Saramago

 

POESÍA

Cerremos esta puerta.

Lentas, despacio, que nuestras ropas caigan

Como de sí mismos se desnudarían dioses.

Y nosotros lo somos, aunque humanos.

José Saramago

Los poemas posibles. 1982

Probablemente alegría. 1985

El año de 1993. 1987

Un volumen reúne, en edición bilingüe, toda la poesía producida por el Premio Nobel de Literatura 1998: desde los primeros poemas escritos a los veinte años al libro El año de 1993, publicado en 1975, volumen donde se asoman ya los temas y obsesiones que llegarían a ser la columna vertebral de su obra novelística.

Poemas filosóficos, poemas de amor sobre personajes literarios y sobre el mundo contemporáneo, en todos ellos se descubre la identidad de este maestro de la literatura universal.

Traductor: Ángel Campos Pámpano

 

TEATRO

La noche. 1979

¿Qué haré con este libro?. 1980

La segunda vida de Francisco de Asís. 1987

In nomine dei. 1993

Don Giovanni o el disoluto absuelto. 2005

 

Bibliografía de José Saramago

Conoce la obra de José Saramago en todos los idiomas gracias a la Fundación José Saramago

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


+ 1 = 9

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Volver arriba