Adiós a José Emilio Pacheco, el poeta no solo amado por los mejicanos.

«El país en el que habitan los poetas inmortales cada vez es más grande. Quizá también los corazones de los lectores, pero el pobre planeta Tierra se oscurece. Tristemente», escreveu a presidenta da Fundação José Saramago, Pilar del Río, sobre a morte de José Emilio Pacheco.Pacheco y Saramago