«El Premio Nobel que vino de incógnito» – Melu Vallejo de la Fe

El primer acto del programa “90 años con Saramago 1922-2012” se celebró el día del aniversario del Premio Nobel, 16 de noviembre, en el teatro de Tías con la asistencia de 4 Centros Educativos.

La Casa Museo, organizadora de este acto en colaboración del Ayuntamiento de Tías,  explicó que en primer lugar se proyectaría el corto de animación “La flor más grande del mundo” realizado por Juan Pablo Etcheverry, basado en el cuento homónimo de José Saramago, con música del compositor  Emilio Aragón e ilustraciones de Diego Mallo.

Melu Vallejo de la Fe

A continuación, Syra Jiménez-Pajarero Arias, responsable del departamento de Cultura y Comunicación de A Casa, señaló  que era un orgullo contar con la escritora y cuentacuentos Melu Vallejo de la Fe, Presidenta de la Asociación Andersen para la Literatura Infantil y Juvenil de Canarias, quien tras la visualización del corto presentaría su libro de autor “El Nobel que vino de incógnito”. Y definió así este encuentro:

“Es un acto sencillo como lo fue el escritor portugués que ha querido pasar desapercibido, de “incógnito” apareciendo discretamente con el sello de su onomástica. Su cálida imagen nos acompaña en el escenario y sus palabras. Decía Saramago (21 septiembre 1996)

“Según el registro civil, yo había nacido el día 18 de noviembre, cuando en realidad nací el día 16. Pero ocurrió que el día que vine al mundo, mi padre no estaba en la aldea. Y había una ley según la cual el registro debía hacerse, a lo sumo, hasta treinta días después del plazo, para no pagar la multa declaró que yo había nacido el día 18. Lo cierto es que mi vida empieza con cosas que son y no parecen, y otras que parecen, pero no son.”

“Cuando nací, mi padre se dirigió al registro para inscribirme y se limitó a decir: Se llamará José, como su padre. El empleado del registro civil, por su cuenta y riesgo, añadió al apellido verdadero, Sousa, el apodo de Saramago. Y así me convertí en José de Sousa Saramago. Mi padre descubrió el error cuando ya tenía 7 años. Para matricularme en la escuela primaria, tuvo que presentar el certificado de nacimiento, ¡y entonces supo que me llamaba José Saramago! Lo más grave era que a él no le gustaba nada ese apodo.”

Se hizo el silencio y todos prestaron atención al desarrollo de “La flor más grande del mundo” con una reflexión posterior sobre su mensaje: el cuidado del medio ambiente, la importancia de ser generoso, observador y valiente en el logro de un objetivo justo.

Teatro de Tías – «La flor más grande del mundo»

La Casa Museo presentó a Melu Vallejo de la Fe, residente en Gran Canaria, como una mujer creativa, autodidacta,  prolífica librepensadora y escritora. Citó su colaboración y dirección de numerosas actividades de promoción de la lectura desde 1990 y su intervención, con el grupo A la orilla del mar, en diversas Ferias del Libro, contando cuentos y desarrollado talleres u otras actividades infantiles.

Resaltó su participación activa en diversos eventos culturales y de fomento de la lectura, guardando especial recuerdo de Taller de Navidad, una exposición monográfica expresamente diseñada y creada por ella misma para la Biblioteca Pública en las Palmas de Gran Canaria en el contexto del Plan de Fomento de la Lectura Leer es Vital.

Se recordó, además de una amplia lista de colaboraciones con compañeros de profesión, escribiendo algún prólogo, relatos o artículos, el “gesto” que guarda en un “lugar” especial: los comentarios que a una de sus cartas escritas a José Saramago, comenta y publica el insigne autor en su libro Cuadernos de Lanzarote I, 19 de julio 1995, pág.630:

“Recibo una hermosa carta de María del Carmen Vallejo de la Fe, una de las profesoras de Las Palmas con quien estuve hace cinco días en la presentación del libro de Juan Cruz. Habla con entusiasmo del trabajo del Colectivo, de su vida, de su pasión por los libros y por las personas … «

Se nombraron entre sus publicaciones “A los gatos les gustaba Ana”  (Anroart ediciones/ Colección Caracola) y  la que será la próxima, antes de finalizar el año: “Rosaluna y la veleta mágica.  Hubo una referencia a sus escritos y su temática: temas canarios y mitología de las islas (Cuentos a la orilla del mar, Las islas que querían ser islas), otros basados en el folclore infantil (Arroró, Cuentos de Navidad, Érase una vez… en Andersen) y los relacionados con los Planes Estatales para el Fomento de la Lectura del Ministerio de Cultura en la Península (La nieta de Drácula, Misterios de chicas…) dando paso a la artífice de esta obra de arte: “El Nobel que vino de incógnito” .

Melu Vallejo de la Fe y José Saramago

La Presidenta de la Asociación Andersen para la literatura Infantil y Juvenil de Canarias relató el origen de la idea de esta creación con técnica de collage para sus ilustraciones, efectuadas por ella misma, a excepción de las de la cubierta que corresponden a  Francisco Meléndez Pérez. Por medio de un didáctico PowerPoint los asistentes pudieron ver cada uno de los detalles de este original libro, de 78 páginas, en el que Melu Vallejo de la Fe ha trabajado casi 3 años.

«El Premio Nobel que vino de incógnito»

La trama principal  -aclaró la autora- es una “alegre” discusión entre estas siete hermanas que son el archipiélago canario. Como la película “El mago de oz” empieza en blanco y negro, y luego “se hace el color”. Un narrador, muy serio, va contando que las siete islas canarias comentan algo acerca de un premio importante que le acaban de dar a un hombre muy discreto que vive en una de ellas, Lanzarote, y del cual tienen poco conocimiento.

Melu Vallejo de la Fe hizo hincapié en las páginas dedicadas a los caballos. San Borondón le cuenta que sus caballos tienen una particularidad: “el que los cabalga, jamás se cae. Y cuando hace falta, vuelan … Y sueñan.” Dijo que Saramago comentaba: “poco a poco, han venido invadiéndome la casa”. “De barro, de madera, de cuero, de hierro … “ . Y ella, por no ser menos, ha querido regalarle también un caballo, es decir, una hermosa cabeza con crines, rojiza, hecha de “papier maché” que compró en Venecia para él, aunque en realidad –confiesa- se la regalan las siete islas por el Premio Nobel.

Portada

La autora de “El Nobel que vino de incógnito” insistió en que Saramago había sido un brillante aprendiz del mundo. Un mundo que nunca le dejó indiferente, ni por la parte de los asuntos más complejos y terrenales ni por tantas de las fantasías de las que nunca afortunadamente pudo sustraerse. Confesó sentirse feliz por las “conciencias” que se siguen generando en la actualidad formándose una cadena entre sus lectores: los de siempre y los nuevos.

Era un escritor diferente y le gusta esa definición. Y así finalizó Melu Vallejo de la Fe su intervención con una isla diferente: San Borondón, felicitando a José Saramago por el Premio Nobel de Literatura que le ha sido concedido y anunciándole un regalo. Un regalo que hizo entrega a Syra Jiménez-Pajarero Arias que lo recogió en nombre de la Casa Museo para unirlo a la colección de José cumpliendo así el deseo de San Borondón que sabe llegará a buen destino.

A Pilar del Río le hubiera gustado compartir este día con todos ustedes – expresó Syra – pero siendo la Presidenta de la Fundación José Saramago debía estar en Lisboa así como el director de la Casa Museo, Javier Pérez Fernández-Figares. Finalizo con unas palabras del escritor portugués:

“La Fundación es un espejo en el que nos contemplamos los dos, pero la mano que lo sostiene, la mano firme que lo sostiene, es la de Pilar”.

Enlaces de prensa digital y radio

http://www.laprovincia.es/lanzarote/2012/11/17/archipielago-letras-saramago/497779.html

http://www.ivoox.com/melu-vallejo-fe-presenta-lanzarote-audios-mp3_rf_1576872_1.html

Vídeo del Acto

«El Premio Nobel que vino de incógnito»