José Saramago:15 aniversario Premio Nobel de Literatura (1998-2013)

Imagen 15 aniversario (1998-2013) rTal día como hoy, hace 15 años, se daba a conocer el nombre del escritor que recibía el Premio Nobel de Literatura: José Saramago.

Compartimos el relato que de este hecho tan señalado recoge Fernando Gómez Aguilera, director de la Fundación César Manrique (Lanzarote), en el libro «José Saramago en sus palabras» (pág. 443/5):

El día 8 de octubre de 1998, la Academia Sueca le concedió el Premio Nobel de Literatura “por su capacidad para volver comprensible una realidad huidiza, con parábolas sostenidas por la imaginación, la compasión y la ironía”, según argumentó su secretario Sture Allen. El escritor recibió la noticia de boca de una de una azafata en el aeropuerto de Frankfurt, cuando se disponía a regresar de la Feria del Libro a su casa de Lanzarote. Representaba el primer Nobel para las letras portuguesas. Pronto, tras conocer el fallo del jurado, Saramago manifestaría: “Tengo la conciencia de que nunca nací para esto”, y pondría el premio al servicio de su lengua, reconocida a través de su trabajo. El novelista de Ensayo sobre la ceguera insistió en que no se produciría ninguna ruptura ni con sus convicciones comunistas ni con sus posiciones públicas de compromiso, como efectivamente así ocurriría.

En diciemNOBEL PRIZE 1998bre, viajó a Estocolmo para recibir el galardón. El día 7 pronunció un discurso ante los miembros de la Academia, en el que reflexionaría sobre su obra, mientras que tres jornadas más tarde, el día 10, tuvo lugar la entrega oficial de la medalla en el Palacio de Conciertos. Durante el banquete, centró su alocución en denunciar el incumplimiento de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. La notoriedad  mundial proporcionada por el espaldarazo de la Academia sería instrumentalizada conscientemente por el autor para darle mayor difusión y resonancia a sus ideas, para reforzar su papel de polemista y para insuflar aliento y proyección a sus querellas sociales e intelectuales, llevando más lejos sus preocupaciones y su participación en la esfera pública. Relativizador de casi todo, escéptico militante, insistiría en proteger su identidad moral, política y de pensamiento – “El Nobel me da la oportunidad de ser más yo”, declaró-, exigiéndose aún más a la hora de cumplir sus obligaciones de ciudadano y poniendo su influencia al servicio de causas justas y de quienes, aislados por el silencio y el olvido, más necesitan ser escuchados. Una actitud que él mismo se ocuparía de expresar con claridad, haciendo explícita su norma de conducta:

Aquí no sólo se presenta un señor portugués, autor de libros, Premio Nobel de Literatura. Se presenta él, pero también se presenta el ciudadano portugués, que ya estaba preocupado como ciudadano antes de que le dieran el Premio Nobel. Se presentan dos que viven en la misma persona: el autor y el ciudadano”.

Saramago y su discurso en estocolmo 1998 red.

Saramago supo moldear el perfil de un Premio Nobel cercano, solidario, generoso y visible, en sintonía con su personalidad. Un escritor laureado, movido por una voluntad de servicio, de quien el crítico norteamericano Harol Bloom diría, complaciente, en 2001: “Entre los más recientes, el único Nobel concedido el de Saramago, que lo honró más que el Premio a él. No hay novelistas en el Nuevo Mundo, Brasil, Argentina, Colombia, Estados Unidos, Australia, ni siquiera en Europa occidental, tan modernos como él: ¡Se ha dado el Nobel a personas absurdas tantas veces!”.

Enlace relacionado

Anuncio del Premio Nobel – 08.10.1998